Pantomima y Walking Acts

El mimo Pablo Zibes presenta su programa.

    No solo como mimo, o estatua viviente o robot humano, él se encuentra siempre en el centro de atracción de su evento.
    El artista argentino Pablo Zibes, desarrollo un estilo que sorprenderá a su público; con mucha variedad en figuras de walk-acts y shows.






    Sobre el arte del mimo y la pantomima de Pablo Zibes

    Comienzos como artista de mimo

    ¿Cómo y porqué incursionaste en el mundo de la pantomima ?

    El mimo siempre me interesó y gustó, pero mi camino al principio fue en el mundo del teatro pero como actor.
    Ya de muy chico mis padres me llevaban frecuentemente al teatro. A los 15 años empecé con los primeros cursos intensos de teatro. Luego visité la "Escuela de Arte Dramático" en Buenos Aires - EMAD. Paralelo a la formación actoral aprendí el arte del mimo y pantomima, pero solo como una herramienta importante para un actor.
    A la edad de 22 años  hice un viaje de un año por diferentes países en Europa y Asia. Para poder financiarlo, preparé un show con el idioma internacional mímico, así fue que empece a perfeccionar las diferentes técnicas de la mímica y walk-acts.

    Primeras experiencias internacionales como mimo

    ¿Cómo fue tu premiere en ese viaje como mimo?

    La gran motivación que yo tenía por viajar y conocer otras culturas me impulsaron a pasar mis límites.
    Mis experiencias como actor y mimo eran solo en teatro y televisión. Yo no conocía el actuar en la calle, donde hay que atraer y retener a los espectadores, esto en un teatro simplemente no es necesario, ya que la gente viene solo para ver el espectáculo. Además a eso le sumo la dificultad del actuar yo solo y en otra cultura.
    Esa  primera actuación como mimo callejero fue para mi todo un desafío.
    Me acuerdo lo nervioso que estuve ese primer día, eran los carnavales en Madrid y me dije "la gente está contenta y además hay muchos que tienen disfraces, este es el momento ideal para mi premiere como mimo callejero!"... Y esa noche me maquillé y salí con un show de mimo. Lamentablemente lo que había preparado no servía para la calle..., pero inmediatamente improvisé y cambié de espectáculo y funcionó!
    Así fue,  viajé y actué como mimo en diferentes países de Asia y Europa.


    Influencia en el trabajo mímico actual

    ¿Qué significo para vos - como mimo profesional - esa experiencia?

    Fue un año donde tuve la posibilidad de actuar en muchos países, junté experiencias que aplico hoy en día como mimo profesional. En especial con los walking-acts o en las actuaciones en exposiciones hay muchos paralelos; como por ejemplo en el contacto directo con el público, donde tengo que hacer una lectura e interpretación inmediata del idioma corporal de los espectadores, para saber como lograr alcanzarlos.
    Otro aspecto importante es el uso de la improvisación, que no significa el "no saber que hacer" sino - por lo contrario - es el poder resolver una situación inesperada (que siempre se presenta). Las reacciones del público con el mimo son siempre diferentes! .
    Yo recurro a esa rica "biblioteca" de posibilidades que sigue creciendo con la experiencia, para reaccionar en forma adecuada. Hay que tomar en serio a cada espectador que tengo enfrente, siempre teniendo en cuenta de no pasar sus límites.
    Seguramente esa experiencia internacional también me acompaña cada vez que trabajo en una feria o exposición donde hay un público internacional.


    Definición de mimo

    ¿Qué importancia tiene el mimo y la pantomima para vos?

    Tanto el idioma corporal como los gestos es la base de la comunicación. Por supuesto mucho más antigua que cada idioma verbal. Solo basta en mirar una madre y su bebe que descubre los primeros gestos.
    Ha sobrevivido hasta en los sistemas más modernos de comunicación. Ésto se ve demostrado en la necesidad de gestualizar hasta cuando hablamos por teléfono, y estos gestos no son vistos por el receptor, sin embargo no podemos evitar dejar de hacerlos.
    Otro ejemplo interesante es el éxito de los "Emoticons" en los mensajes de textos o "Smiley" en los  e-mails. Usamos esas caritas demostrando diferentes sentimientos con un simple gesto.
    Tanto el mimo como la pantomima van más allá de esos gestos y el uso del idioma corporal. En el arte del mimo se intenta expresar hasta los más profundos sentimientos, pero también situaciones, lugares, animales y hasta objetos.
    Un buen mimo transporta al público en un mundo dónde las palabras no hacen falta. Eso no es algo que lo limita, si no todo lo contrario, el mimo lleva al público su mensaje por otro camino. Esté camino mímico, pienso yo, que es un atajo. Las palabras pueden ser mal interpretadas, pueden mentir; con el idioma del cuerpo eso es más difícil. Para un mimo la mentira es más complicada.
    Como dijo uno de los mimos más importantes del mundo Marcel Marceau:
    "La palabra no es necesaria para expresar lo que se siente en el corazón. "
    "El silencio no tiene límites para mí, los límites los pone la palabra. "

    Estas características no son exclusividad del arte de mimo, esto se ve en otras artes como la danza  o la música.


 Pantomime | Walking Acts